martes, 8 de noviembre de 2011

Opciones para el soltero de hoy

Opción nº1: recibes/envías una solicitud de amistad a través de una red social de las muchas que hoy en día están a nuestra disposición. La aceptas/te aceptan. Tiene lugar un concienzudo trabajo de espionaje. Recíproco. Álbumes de fotos, amigos en común; gustos y disgustos, ambos relacionados con lo encontrado en los dos grupos anteriores. Uno de los dos da el primer paso y tiene lugar la primera conversación, si es que a chatear se le puede llamar así. Démosle esa consideración. Supera/superas el periodo de prueba y empezáis a salir físicamente. Os dais la oportunidad de conoceros en el mundo real, no el que Internet nos ayuda a crear, donde hay tiempo suficiente para pensar respuestas ingeniosas y la música en orden aleatorio llena los silencios incómodos. La cosa -eso que se nos ha dado por llamar feeling- funciona y, poco a poco, de forma totalmente inesperada, el atrevimiento de ponerse en contacto con un completo desconocido a través de una realidad virtual da lugar a una relación de verdad.

Opción nº2: sales de fiesta con tus amigos. Ligas. Tienes suerte: juegas bien tus cartas y vuelves a casa acompañado. Aunque la resaca impida que te des cuenta de ello en un primer momento, la suerte no se ha largado a hurtadillas por la mañana, porque la química existente entre tu lío de una noche y tú se ha dilatado hasta entonces, el tiempo suficiente para que a ambos os queden ganas de volver a veros de nuevo "a ver qué pasa". Y lo que pasa es una relación de pareja, incluso puede que sana.

Estas, salvo excepciones elevadas a la categoría de leyenda urbana (que alguien se fije en ti mientras te tomas un café/buscas un libro en la biblioteca/esperas a alguien que llega tarde y te ofrezca su número de teléfono) son las únicas opciones que el siglo XXI nos ofrece a la hora de encontrar pareja. Aceptémoslo y sigamos adelante. Es lo mejor.

11 comentarios:

Mandarina dijo...

También está la opción de salir con amigos y que lleve alguien otro amigo y que se llame la atención, se hable de quedar más veces...conozco casos así!

Ciruela dijo...

ajjajaajaj Totalmente !
Una sola vez tuve la ¿Suerte? de vivir mi ppropia leyenda urbana y conocer a alguien en el bus :)

B dijo...

Yo soy así de rara y me resisto a esas opciones. Claro, así me va. Que sigo siendo rara y soltera.

joac dijo...

¡Cuántas veces (2) he sucumbido a la opción primera! Sólo por eso, desearía que internet no existiera, pero ya no se concibe la vida sin él...

Ayer probé por escasos momentos las dulce soltería y me quedé con ganas de más. Creo que te envidio.

Si me permites el comentario prefiero la segunda opción, es la única que permite verdaderamente mostrar habilidad y destreza en el arte de la seducción. Un abrazo muy fuerte.

Vértigo dijo...

y enamorarte en clase? o en el trabajo? o en el autobús? o de un escritor de un blog?

Mandarina dijo...

Precisamente mis alumnas cabronas hablan bien de él porque saben q las está escuchando! La verdad esque a mi también me ha pasado, estar una amiga imitando a uno y aparecer :)

B dijo...

Como siempre, tienes razón en cuanto a todo. Estoy un poco en stand by. Pero pienso volver :)

Nomeko dijo...

Pues yo he comenzado mil historias románticas en buses, bibliotecas, tomando café en la terraza de una cafetería...
Todas preciosas... Todas imaginarias, por supuesto.

Manzana de caramelo dijo...

Siendo todo tan facil...para que complicarse?

Besitos de caramelo

No.me.pises.que.llevo.chanclas. dijo...

Qué razón!!!! muy heavy!!! pero las cosas son así! Muy de acuerdo con Mandarina en cuanto a que sales de fiesta y el novio de tú amiga te trae a sus amigos, hay alguien nuevo, etc.
Otra opción sería que en clase haya gente nueva, en plan, clases de alemán, clases de inglés, a veces se tiene suerte. O simplemente que asistáis a los mismos sitios, es decir que haya un congreso de algo en concreto y siempre veas a esa persona en ese ambiente.
Por opciones que no falte. Pero qué decirte, que el mercado está muy mal y el alcohol a veces no lo arregla, lo empeora, qué guapos se ven a la gente de noche... y qué feos al día siguiente!!
Gran entrada!! besossssssssss

Yagoloro dijo...

Completamente de acuerdo contigo, si le añades la opción que Mandarina ha escrito, ^^
En fin, seguiré sin aceptarlo, que al menos desde mi soltería podré soñar también a la mañana siguiente en lugar de llorar su pérdida, ;)