miércoles, 17 de agosto de 2011

El Mago de Roma

La de ayer se anticipaba una tarde aburrida. Había quedado con las chicas para tomar algo por la noche y la espera se me estaba haciendo interminable, así que encendí la tele con la esperanza de que fuera suficiente distracción para hacer pasar el tiempo con rapidez. Así fue. Estaba a punto de empezar El Mago de Oz, lo que me aseguraba casi dos horas over the rainbow. Kansas en blanco y negro, el Oz technicolor, y de nuevo Kansas. Todo un viaje.

Una vez terminada la película salté a los informativos. Estaban hablando de la JMJ. En pantalla apareció la Plaza de Cibeles de Madrid, donde una aglomeración se apiñaba ante la imagen del papa proyectada en una enorme pantalla. Los habitantes de la ciudad Esmeralda reunidos en torno a la llameante cabeza del gran Mago.

No pretendo hacer un alegato contra la religión; se trata de una defensa de la espiritualidad. Una y otra deberían estar relacionadas, y sin embargo no es así. Tal vez deberíamos dejar de mirar hacia arriba, donde solo hay nubes -y algún avión-, y empezar a mirar hacia dentro, donde reside la verdadera espiritualidad, la auténtica fe. Algunas culturas creen que hay un dios en todos nosotros, y es ese el que debemos buscar, no uno que ha sido descrito y sigue siendo interpretado bajo los valores de la sociedad de hace dos mil años. Cada uno debería ser su propio sacerdote, aprender a caminar en solitario en lugar de dejarse conducir por los dictados de alguien que no deja de ser una persona más, un hombre corriente cuyo único valor es el que le ha conferido haber sido elegido por un tribunal elitista y politizado.

Solo hay una cosa más peligrosa que una idea, y es una idea representada en una sola persona; que dicha persona tenga el control absoluto de esta, y que aquellos que la siguen encuentren en dicha persona a su único y válido representante.

Dorothy no tenía ninguna necesidad de acudir al Mago de Oz para conseguir lo que quería; durante todo el tiempo el poder para lograrlo estuvo en sus manos. En realidad en sus pies, pero creo que se entiende lo que quiero decir.

Vivimos en un mundo de colectivos, no de individuos, y, en mi opinión, este es y siempre ha sido el gran error de la humanidad, especialmente en lo que a religión se refiere, porque un grupo no puede sobrevivir sin un líder, y este, inevitablemente, terminará sintiéndose superior al resto. ¿Por qué? Porque nosotros lo habremos hecho superior.

10 comentarios:

Nacho López Murria dijo...

Amén!

No.me.pises.que.llevo.chanclas. dijo...

¡qué gran comparación! ¡fantástico! me ha encantado la manera que has enlazado cada frase, cada palabra, cada punto y cada coma. Pero las palabras y el como en este caso "dan igual" lo importante es el contenido!
Estoy totalmente de acuerdo con todo. Ya sabes "sigue el camino de baldosas amarillas", no es más que "confía en ti mismo, tú tienes el poder". En el fondo, refugiarse en la religión es un miedo a fracasar, a vivir y a soñar, dejar en manos de un "Dios" lo que es inexplicable.

Gran entrada y de nuevo enhorabuena campeón! :)

Un beso muy fuerte!

Vértigo dijo...

buena reflexión...

deWitt dijo...

Fantástica e inteligente analogía para concluir algo que comparto al 100% contigo!
Bravo!!

Nomeko dijo...

Bien dicho todo con mucha sutileza. Escribiré mañana o pasado sobre el tema. Supongo que se me irá de las manos y acabaré despotricando contra la iglesia.

OUCH dijo...

"Tal vez deberíamos dejar de mirar hacia arriba, donde solo hay nubes -y algún avión-, y empezar a mirar hacia dentro, donde reside la verdadera espiritualidad, la auténtica fe"
no podía estar más de acuerdo contigo, todo el texto es genial pero es que esta parte en concreto es grandiosa.

Kareen! dijo...

Me encanta la entrada y el blog.Te espero en http://karenpaolarm.blogspot.com/.Te sigo.Un besito!

Ismael U. V dijo...

Absolutamente de acuerdo, me alegra que seamos mas los que nos damos cuenta de esto, sin ir mas lejos, siempre hubo gente que lo dijo, lo sugirió, lo canto: "Imagina un mundo sin posesiones, sin religiones, sin fronteras, viviendo en hermandad"- John Lennon. Y sobre todo "Sin lideres".
Muy bueno leerte, saludos

Luxmy dijo...

Tienes razón. Pienso exactamente igual que tú, pero tal vez debamos pensar porque las personas se aferran a la religión en muchas ocasiones. Es sencillo decir que todo está en nuestro interior, pero para la mayor parte de la población es necesario creer en algo que represente un más allá, y es ahí donde reside la verdadera fe.
No digo que eso esté bien, seguramente con una buena educación fuera de valores y principios religiosos todos pensaríamos como tú, pero es que algunos necesitan creer en algo más, totalmente externo a nosotros. Por eso existen las religiones por la necesidad de creer. Respeto y tolero, pero no me gusta nada una Iglesia o cualquier tipo de símbolo de otras religiones, ni las personas que utilizan estas cosas, pero si que comprendo y no me disgusta que la gente piense en un ente o principio, porque eso les satisface en muchas ocasiones de una vida totalmente injusta.

H A R R Y G O A Z dijo...

Have a SUPER weekend !