lunes, 31 de enero de 2011

Amores imaginarios

Te invitan a una fiesta. Nada extravagante, una reunión de no más de diez personas en el piso de una amiga. Conoces a la mitad, tienes confianza con la mitad de la mitad. Todavía queda gente por llegar y ya estás nervioso. No saber quién viene te inquieta. Esperando silenciar tus complejos te sirves la primera copa. Funciona. Te sientes más animado, menos cohibido. Estás charlando con tu mejor amiga, que también ha venido, y tres copas más tarde te encuentras partiéndote de risa con uno de los desconocidos a los que no hace mucho temías conocer. Es un chico muy divertido, y guapo. Y no puedes dejar de mirarle. A los ojos. Estos también sonríen. Tiene unas manos perfectas. Es una fijación que tienes, las manos. Dedos proporcionados, nudillos fuertes sin alcanzar la violencia, uñas cuidadas. Te fijas en sus gestos y los grabas en tu memoria, esperando que dicha información sobreviva a la resaca. Conectáis. Los demás no se acuerdan de vosotros, y vosotros no os acordáis de los demás. Él te da fuego, tú le ofreces tu copa. Habláis, y habláis. Y reís. Os gustan las mismas cosas. Os gustáis. Al menos eso crees. Es el chico perfecto, y es hetero.

15 comentarios:

Nacho López Murria dijo...

miau!vaya putada caballero

Cecilia dijo...

La fijación por las manos cuidadas y perfectas también me pertenece (defecto de pianista, jejeje).
Hacía tiempo que no pasaba por aquí, pero ya veo que sigues escribiendo posts muuuy interesantes.
Saludoooos!!!! ;D

Eloy dijo...

interesantes pero repetitivos ;p

Sara dijo...

Justo me ha pasado eso en tantas ocasiones, en tantas fiestas de amigos mios homosexuales en los que tan solo yo soy la hetero, que al final, acaba la historia resultando ser siempre homosexual.
Te comprendo a la perfección.

p.strange dijo...

Bueno, siempre puedes imaginar/soñar dónde esas perfectas manos podrían haber ido a parar...

p.strange!

joac dijo...

Creo que en la última frase del post hay una incongruencia. Si es hetero, no puede ser perfecto en la vida, jajaja. ¿Algún defecto tendría que tener, no?

Siento el chasco, un abrazo.

Yagoloro dijo...

Qué cortarollos estás hecho... xD
¡Saludods! ;)

Fer dijo...

Como casi el 90% de la población masculina. Pero en estos casos mala desventura =/.

Nitinho dijo...

jajajajaja!! quien no vivió eso?
Por cierto, tienes un 10 por esto!

At_a_glance dijo...

Me olvidaba un "que" y lo he reescrito!

Me encanta tu manera de poner en situación. Cuidas los detalles a la medida exacta, ni más ni menos... :)
Respecto a la historia... es uno de esos flechazos ingenuos pero no por eso menos intensos que aunque luego no trasciendan... son geniales. Me quedo con eso! ;)

:: SteaM :: dijo...

Hola.

Te comprendo.... reunión, gente nueva, conectas con alguien, hablais, hablais y hablais y cuando te das cuenta estas escuchándolo y pensando:

"es perfecto...!!"

De buenas a primera, debes de seguir tu con la conversación y mientras le contesta no te quita la mirada..

Lástima que entre conversación y conversación.. le eche el ojo a alguna chica y te pregunte si la conoces, si sabes como se llama o bien si sabes si tiene novio, porque le gusta. Tu te harás el loco.. y te irás a echarte otra copa.. sabes que vuelves a dormir solo....

SteaM... luchando por la vida, que la muerte viene sola!

Beatriz Rojo dijo...

Coincido contigo en la fijación con las manos. Dicen mucho...

El tio perfecto no existe o siempre tiene novia/o.

Cris dijo...

Oooooohhhh...
Es una pena pero podía ser hetero como podía tener ya pareja como podía irse al día siguiente al ejército. A veces se puede y a veces no.
Ánimo.
:)

Felipe J. dijo...

comprendo y empatizo totalmente con tu frustración, a todo gay le ha pasado jaja
saludos

Turyumán dijo...

Totalmente verídico, cuántas veces ocurre jajjaja