jueves, 23 de julio de 2009

El Verano de Nuestro Descontento

Son las 17.00 de una tarde cualquiera en el mes de julio. Mientras escribo en el ordenador de sobremesa de casa de mis padres -refugio estival al que regreso cada año- puedo ver a través de la ventana el sol asomándose alternativamente, trampeando las impenitentes nubes empeñadas en no despejar el cielo. Aún no he salido de casa, pero pronostico una jornada caracterizada por el clima típicamente nórdico de esta época del año, ni frío ni caluroso, muy alejado del arquetípico verano soleado que invita a visitar la playa o piscina más cercanas. Esto es Galicia y, como todo lo demás en esta tierra, el tiempo es impredecible, así que lo mejor es hacer planes sobre la marcha. El que decida tomarse el lujo de organizar una semana en un camping o algo parecido donde el buen tiempo resulte imprescindible para disfrutarlo, debería aceptar el riesgo que supone la posibilidad de que el hombre del tiempo no haya hecho bien su trabajo.
Resulta innecesario terminar de leer el primer párrafo para adivinar que no soy un ferviente admirador del verano, unos meses que los estudiantes -en teoría- esperamos con entusiasmo, unas semanas que los trabajadores aguardan con desesperación.
Yo considero el verano un tiempo entre tiempos, una época del año que, más que actuar como el periodo de descanso que debería ser, representa una especie de pausa en mi vida, como si nada fuera a suceder hasta llegado su final. Resulta contradictorio que piense de esta manera, ya que temo septiembre con todas mis fuerzas, pero al menos cuando tengo exámenes siento que estoy haciendo algo, me mantengo ocupado y al final, lo malo se convierte en lo necesario, porque me proporciona esa vitalidad que sólo las preocupaciones saben darnos.
Por lo que a mí respecta, el aburrimiento es una de las peores sensaciones que una persona puede experimentar, y el verano sabe cómo despertarlo, al menos en mí. Muchos de los amigos con los que uno suele relacionarse durante el resto del año se marchan a sus casas, algunos demasiado lejos para visitarlos con regularidad; la multitud de obligaciones que normalmente ocupan tu mente dejan de existir, siendo sustituídas por la nada más absoluta y, en el caso del lugar donde me ha tocado nacer y crecer, la naturaleza no suele regalarnos días en los que apetezca cualquier cosa que implique salir a la calle. Como consecuencia, la vida social se reduce al mínimo, el ánimo lúdico también y, para colmo, hace un tiempo que da asco.
Lo reconozco, soy de los que critican el verano y luego, cuando empieza el curso de nuevo, no veo la hora de que llegue julio, pero es así porque la promesa de un corto periodo sin mayor obligación que la de dormir lo que no he dormido en nueve meses resulta demasiado seductora en la distancia. Nunca se me ocurre pensar en lo que sucede entre siesta y siesta y, sobre todo, en lo que no sucede ni va a suceder hasta empezar el curso.
Por todo esto me quedo con las estaciones frías, que es donde, en realidad, tiene lugar todo lo interesante, ya sea bueno o malo, que es, en definitiva, a lo que llamamos comúnmente «nuestra vida».

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Solo recuerda que el ser humano no elige donde nace pero si donde muere. Tu no elegiste nacer y crecer donde fuera. Pero tienes el derecho divino de elegir donde y como morir. Todas las estaciones tienen su belleza si te pierdes de una no podrás disfrutar las belleza de las otras. Yo amo el invierno y adoro el otoño, pero la primavera tiene el encanto del renacer y verano es el anticipo de del otoño. El invierno tiene la ternura y el amor mágico que nos ayuda a soñar con ese ser.

vox pop dijo...

entonces no estoy loca!! a veces parece que que no te guste el verano es una especie de traición a la humanidad...yo soy más de otoño...;)

Anónimo dijo...

dios! igual que siempre pavo! ya cortate las venas y deja de sufrir! estoy seguro que si estuviesemos en invierno te quejarias de que es invierno jajajaja siempre quejandote de todo pavo! Solo te conozco a ti que no espere el verano con impaciencia, y dudo que tu no lo esperes... En cuanto a lo de aburrirse, con lo muermo que eres no me extraña que te aburras... con la de cosas que hay para hacer en verano! Pontevedra no ofrece actividades culturales a sus ciudadanos? Puedes desarrollar cualquier actividad que se haya ocurridodurante el resto del año y que la falta de tiempo no te ha dejado hacer... Salir a la calle en camiseta, bermudas y unas gafas de sol... sentirse mas atractivo (que no guapo) y subirse el ego emborrachandose por la noche y saliendo a ligotear aprovechando que en verano el ambiente esta mas caldeado...
Y no eres de los que critica el verano... eres de los que critica todo!!!!!!! jajajajaja y lo de dormir lo que no has dormido en 9 meses? dormirias mas de lo que has dormido!?!?!?! no me lo creo! es imposible!
El verano tp es mi estacion favorita, pero me encanta! Ademas tenemos la suerte de vivir en el norte y que la temperatura aqui no sea muy alta. El invierno me encanta siempre y cuando haga sol, es horrible tener que salir a la calle en invierno y lloviendo. No se qué cosas dices que pasan en invierno que no puedan pasar en verano...
Y si no vas a visitar a tus amigos es porq no quieres! que lo escribes como si estuviesemos viviendo a 2 escalas de distancia y solo estamos a una parada de tren de distancia
Hala! mi primer post en tu pagina de quejas personales... tu blog tendria que llamarse "Me quejo a los 20" jajajajajajajajaja

Firmado: ¬¬

Alejandro Kreiner dijo...

En Galicia el sol brilla por su ausencia.

Saludos.