jueves, 21 de octubre de 2010

Bebe, duerme, folla

Acabo de llegar a casa después de pasarme dos horas viendo cómo Julia Roberts, en la piel de una escritora insatisfecha con su vida, se embarca en la clase de viaje que muchos decimos que nos encantaría hacer pero que nunca llega a realizarse por puro fantasioso. Un año entero repartido en tres países, cada uno dedicado a un objetivo concreto; a saber, la recuperación del gusto por los pequeños placeres como la comida en Italia, alcanzar la paz espiritual en un ashram en la India y buscar el equilibrio entre una cosa y otra en Bali, lo que la conduce a enamorarse de verdad por primera vez en su vida.
Desde entonces no he dejado de pensar en lo lejos que estamos de alcanzar ese balance que la autora y protagonista de “Come, reza, ama” consiguió cuando pensaba que nunca llegaría a conocerse a sí misma que, a mi juicio, es la única manera de llegar a ser plena y auténticamente feliz. Después de todo, mientras no sepas lo que eres y, por tanto, lo que quieres, nada te va a hacer feliz durante demasiado tiempo. Estoy hablando de la insatisfacción crónica, esa enfermedad que mata más vidas que el cáncer, aunque carece de síntomas físicos y sólo afecta a la salud mental, por lo que resulta totalmente compatible con la vida. Conozco ancianos que llevan padeciéndola años y años sin saberlo siquiera.
Hoy día una aventura semejante parece impracticable. En primer lugar, la gente ya disfruta con la comida y, sobre todo, con la bebida. Demasiado, en realidad. La cultura del alcohol, particularmente en España, habla por sí sola. Bebemos para celebrar, bebemos para llorar; vino en las comidas de trabajo, cerveza en las cenas entre amigos. Siempre en exceso.
En lo que a espiritualidad se refiere, la falta de ésta es la gran ausente de nuestras vidas, y no hablo de religión organizada, sino de un sentimiento tan personal y profundo como la fe en algo –lo que sea- que no tenga que ver con los cinco sentidos. Estamos demasiado cansados para profundizar en los grandes misterios de la vida. En verdad, lo más cerca que estamos de creer en lo increíble es cuando dormimos. El mundo de los sueños, nuestro actual Paraíso –que hace las veces de Infierno-, es lo máximo que llegamos a alejarnos de la realidad. Ni siquiera somos capaces de tener fe en nosotros mismos –la gente se preocupa más de actualizar su perfil de Facebook que la personalidad misma-, no es de extrañar que tampoco tengamos fe en ideas más elevadas.
El amor. Ha llegado a distorsionarse tanto que ya nadie sabe qué es o cómo se siente al tenerlo cerca. Al verdadero, no a las muchas y muy variadas copias que nuestra sociedad ha creado en serie de algo que antes era único e incuestionable. Lo seguimos necesitando tanto como antes, eso no ha cambiado ni lo hará nunca, y lo buscamos con tanta desesperación que acabamos conformándonos con sus formas más pobres e ingratas, como las relaciones que se perpetúan por el simple hecho de tener compañía o tener sexo demasiado pronto por miedo a dejar escapar algo que podría ser especial.
Visto lo visto, nuestra vida se acerca más a algo así como “Bebe, duerme, folla”.
No es que no disfrute de ninguna de las tres. Me gusta probar todo tipo de bebidas y no me preocupa excederme mientras mi cuerpo lo aguante, sufro cada vez que tengo que madrugar y considero el sexo como otro de los grandes placeres de la vida.
Pero quiero pensar que hay algo más. De hecho, así lo creo.
Tengo fe en ello.

19 comentarios:

Eloy dijo...

el comentario acerca del cáncer me parece excesivo; si no crees en algo no sera por mi culpa, yo he intentado convencerte de que los unicornios existen; y me parece que generalizas demasiado, por lo demas es un texto estupendo xD ya sabes que no puedo leer tus articulos sin pensar que son reflejo de tus pensamientos y que estas aqui conmigo, y ya sabes lo que me gusta criticar y dogmatizar todo ;p
comentaria tb acerca de lo que dices del alcohol pero creo que estaria fuera de lugar y seguramente ya sepas lo que escribiria jajaja

B dijo...

Si has escrito sobre esto es que ya sabes que hay algo más y que lo quieres encontrar. Y yo creo que el irse a Bali no es necesario. Es más, me parece una gilipollez

Fernando dijo...

Cuanta razón contenida en un sólo post :) La verdad, es que todo lo que dices es verdad. Es una pena cómo la sociedad se va atrasando mentalmente, sin ponerse unas metas o retos y sin ganas de pensar por sí misma... sino que como bien dices están más atentos de actualizar su perfil de facebook xDDD

Quizás cuando cada persona tenga algunos años más, podría cambiar sus pensamientos después de tanta experiencia llena de vacío...

Un abrazo!!!

Bridget dijo...

Me ha sorprendido gratamente descubrirte. A mi también me parece triste el mundo que vivimos y el que dejamos a los que vienen detrás. Todo está demasiado trivializado. Yo creo que el creer fervientemente en que hay algo más que le facebook, el tuenti o el escaparate me ha jodido bien la vida. A mi edad soy una estúpida romántica, pero quiero creer que la vida es algo más que follar, comer y beber. Una vez más, ha sido un placer.

temmpus dijo...

Ver a Julia Roberts es muy gay. No es que lo diga peyorativamente, pero si te centras en el concepto, verás que tengo razón.

Una vez estaba viendo desayuno con diamantes (película insulsa demasiado valorada para mi gusto), mientras planchaba, y en ese momento, hice tres llamadas, con el orgullo de sentirme muy gay por estar haciendo lo que hacía (planchar+desayuno con diamantes).

Fuera de esto, quiero comentarte que me parecen absurdas las premisas triconceptuales. Son bonitas y fuertes en cuanto a que parece que estás descubriendo unos dogmas fáciles filosóficos, pero aunque el número tres sea precioso (al igual que el siete...etc), no debemos dejarnos embaucar por la simplicidad de los proverbios, sino que debemos encontrar la sabiduría dentro de ellos y servirnos de cuantos nos parezcan inteligentes.

La fé es algo que puede mover montañas, decían en sentido figurativo. No es tan poderosa (¿o acaso sí pudiera ser?), pero es capaz de dar una salud de hierro a quienes la tienen.

Pero hay más fés que en un dios. Existe la fé alguien (más o menos frágil, según el caso), la fé en tí mismo, o la fé en algo (voy a poner como ejemplo en una bondad universal, con la capacidad de excepciones puntuales).

Tener creencias nos hace fuertes. El fanatismo nos hace animales (ovejas o lobos, según el caso). Lo casi divino, es encontrar el punto medio entre ambos.

Un abrazo.

Eido dijo...

Lo siento, pero tengo que llevarte la contraria con eso de "...mientras no sepas lo que eres [...] nada te va a hacer feliz durante demasiado tiempo..."

Si conocerte a ti mismo se convierte en la condición imprescindible, lo primero que harás será encerrarte en una burbuja de automeditación que probablemente te llevará a pocas conclusiones. Y mientras sigas paralizado para reflexionar, te perderás la vida que continúa a tu alrededor.

La mayoría de las cosas que hacemos, que suelen ser actos superficiales para alcanzar la felicidad, son en realidad lo que nos construye como personas. Somos lo que hacemos, no lo que queremos pensar que somos. O sea, que si no hacemos, no somos.

Eso es lo que pienso. Ea! jajajaja

besote

Conde_Bezukhov dijo...

Pues yo estoy completamente de acuerdo contigo, es más, me he vuelto abstemio aunque Nito se ría de mí y cuente los días que aguanto xD.

Además estoy leyendo sobre el budismo, y en cuanto a filosofía da una perspectiva interesante sobre la vida y sobre la necesidad de la reflexión. Aunque admito que es complicado adaptar la vida a un estado óptimo de funcionamiento mental/espiritual...

alex dijo...

no vivimos para nosotros, no vivimos para lo que queremos ser, no vivimos mirando nuestro corazón y alma, sino todo lo contrario. Vivimos para los demás, vivimos muchas veces lo que quieren los demás, y queremos que todo sea perfecto.

Conocernos y queremos, es el primero paso para ser felices, aunque la felicidad es algo bastante subjetivo y que tiene muchos caminos, demasiadoa a veces.

si consiguieramos relajar nuestra mente y buscar lo que realmente queremos, podríamos mirar a la vida de una forma mucho más tranquila y sobre todo en paz con nosotros mismos.

Un beso cielo

Maria Paula Villanueva dijo...

Parece que hacés pensar mucho a tus lectores, Álvaro, pensar, analizar, expresarse filosóficamente. Yo me dedico a disfrutar de tus textos desde un punto de vista placentero.
Simplemente me encanta lo que esrcibís! saber lo que nos gusta es otra de las formas del autoconocimeinto. Cierto?
Saludos!

juan bello dijo...

No me gusta dormir. Tampoco me gusta Julia Roberts.

______________[pstrange] dijo...

Muchísimas gracias por pasarte por
p s t r a n g e t o w n !!
[I´ll follow you]

La verdad es que la peli me pareció un torrón, aún así envidio mucho a la Roberts, sobretodo por el viaje a la India (aunque esta parte me parece re-torrón)

Ismael U. V dijo...

Buenísimo posteo, solo una cosa pienso al respecto, la mayoría de las personas no llega a encontrar lo que busca, porque lo que buscan es un ideal absurdo de un ser con las cualidades exactamente determinadas a su antojo, en el caso de los que todavía buscan algo, eso si, sigo creyendo que es importante creer, pero cada uno tiene su fe personal, de allí esta época de individualismo, no hace mas que reafirmar (Supongo) la necesidad por encontrarse de uno mismo antes de encontrar lo que sea que necesitamos de verdad.
Como siempre, un placer pasar a leerte, saludos

Mr. Brightside dijo...

Hay algo más. Hay mucho más. En el fondo todos somos muy normales, es decir, tan raros como cualquiera, y eso nos hace tremendamente complejos.

Visión Bicolor dijo...

La fé en algo es necesaria, fé en ti mismo, en tu futuro, en algo. Todos tenemos fé en algo en concreto, aunque no sepamos a ciencia cierta lo que es.

Comer, rezar, amar...
Beber, dormir, follar...

España destaca por este tipo de cosas, pero personalmente creo que exageran más los extrangeros que nos ven de esa forma, que nosotros mismos. Qué hay de malo en ello? Una persona madura y sana no abusa de estas cosas, con lo cual lleva una vida perfecta y normal.

Por otro lado me parece mucho más peligroso el abuso de "creer" que el de "dormir", supongo que ya sabrás por donde van los tiros.

Sin embargo, me encantan tus razonamientos, tus pensamientos supongo, la forma en la que te expresas. Es fantástico

alvaro Locx dijo...

Tocayo adorado, me gusta siempre que puedo leerte aunque no te comento con avidez... pareces mi otro yo en este post que yo mismo he pensado y es como si las palabras correctas las ejecutases tú y escribes mejor jujujuju...

Interesanterrimo este post.

Betina Serrano dijo...

Muy buen blog, te encontré por B, de Conversaciones de Ascensor, sigue así :)

At_a_glance dijo...

Lo de la insatisfacción crónica daría para escribir un blog entero, creo. Pero en fin, el título del post me dejó un tanto intrigada jaja y al leerlo me he dado cuenta de que no habría otro mejor para ese equilibrio del que hablas hoy por hoy. Desde luego.
Hacía tiempo que no pasaba, y me encanta la nueva estética de tu blog, aunque, el contenido, como siempre, es lo valioso. La frescura, el 'cómo' cuentas cada cosa, sobre cada tema...
Me encanta pasar :)

Yagoloro dijo...

La verdad es que no he visto esa película, pero sí tenía curiosidad cuando salió en los cines de ir a verla, sí...
Y con respecto a ello, yo creo que en España (ya que estamos tan acostumbrados a que nos traduzcan radicalmente los títulos de las películas) se podría haber llamado así, xD
¡Cuídese usted! ^^

Anónimo dijo...

I am regular visitor, how are you everybody?

This piece of writing posted at this website is truly fastidious.
Here is my webpage ... rent apartments in santa monica