martes, 17 de agosto de 2010

El guapo, el feo y el superficial

El verano tiene la particularidad de que puedes pasarte el día sin hacer absolutamente nada, que nadie te acusará de ser un vago. Hace un par de días, tras una noche de fiesta, Marta, Sabela y yo aceptamos la invitación de Paula P. para pasar la tarde en su casa de verano. Aproximadamente cuatro horas tumbado boca arriba, con la mente en blanco. Existía un alto riesgo de acabar quemado.
Hacía un mes y medio que Sole se había casado y el recuerdo de la boda todavía estaba latente. Para colmo, la noticia de su embarazo nos llegó como una cana que aparece en el pelo antes de tiempo. Te pasas la vida esperando que suceda, pero nunca tan pronto.
El primer sobrinito, pensamos todos, y el amor por aquella criatura que empezaba a crecer se impuso sobre el impacto inicial.
Con el futuro a ocho meses de distancia y el recuerdo del pasado en forma de resaca, fue cuestión de tiempo que tomásemos conciencia de lo que estaba sucediendo en el presente inmediato. El presente de Marta, para ser exactos, que llevaba diez meses saliendo con el mismo chico.
Nos aseguró con sospechosa insistencia que en absoluto se trataba de una relación estable, mucho menos seria, dos cualidades que no siempre iban unidas, tal era el caso. Quedaban de vez en cuando, se iban de cañas, se reían; por supuesto, también había sexo. La cuestión es que el chico es feo, del tipo que, según Marta, le avergonzaría presentarlo en sociedad.
Hay que tener en cuenta que Marta no es muy amiga de los compromisos. Busca alguien con quien divertirse, nada más. El caso de este último fichaje, según ella, se le fue de las manos. Se trataba de un chico de los que daba gusto conocer, con el que el tiempo pasaba volando y el aburrimiento no era más que una lejana idea, inerte en su compañía. Tanto era así, que la apariencia física se distorsionaba y los ojos de mi amiga llegaban a ver a la personalidad más allá de la persona. Lo que a ella le preocupaba era que el resto de la gente no tuviera su misma facilidad para ignorar la melena desgreñada y los ojos saltones de su chico, para valorar su extraordinario sentido del humor y amabilidad de caballero.
-¿Ves? Yo no tengo ese problema –intervino Sabela mientras se echaba crema con las dos manos; sin la menor dificultad, hablaba al mismo tiempo que un cigarrillo se consumía entre sus labios-. Yo sólo salgo con guapos y sosos.
-Por eso no te duran –intervino Paula P-. La belleza por sí sola no puede sostener una relación. Es como un tío con una polla enorme, pero que no sabe qué hacer con ella. No basta con tener la herramienta, también hay que tener el carisma para usarla.
Me pregunté cuál de los dos puntos de vista era más superficial. El de Sabela, que ni se molesta en conocer a un chico si no le llama la atención físicamente; o Marta, que sí lo hace, pero negándose la posibilidad de profundizar.
-¿Tú qué prefieres? –me preguntaron.
Hice un repaso general de todos los chicos que me habían gustado. Demasiados. Reduje la lista a aquellos con los que había salido y con los que me habría gustado tener algo más.
Pensé en el armariado. Era muy guapo, además tenía personalidad. La personalidad de un capullo. Algunas veces me pregunto si lo que conocí de él no sería otra cosa que la mezcla entre el personaje inventado por él para ganarme y lo que mi propia imaginación había añadido. En ese caso, debería contar con una forma nueva de ser superficial: aquella que no escoge a las personas ni por su aspecto ni por su labia, sino que toma un físico agradable y se inventa una personalidad idílica, como yo mismo hice en más de una ocasión, armariado incluido.
Por lo demás, en mi lista de ligues había de todo. Guapos gilipollas, guapos e interesantes, interesantes pero feos; feos y, para colmo, imbéciles. De todo.
Es probable que la razón de que no haya durado con ninguno no se deba a haberme cansado de ellos, sino que me había cansado de mi propia fantasía, lo que me conduce a una única y deprimente conclusión:
No sé lo que quiero.

20 comentarios:

Christian Ingebrethsen dijo...

Se abre una nueva vía a la infelicidad cuando sabes que lo que pides no es tan complicado en el fondo, pero por una cosa u otra no lo llegas a conseguir. Sí, podría bajar un poco el listón, pero siempre cojo el camino más difícil, así cuando llego a la meta lo aprecio más.

Besos.

Luuh dijo...

Me sentí TAN identificada ! yo tambien suelo idealizar a una persona, y a la larga o a la corta, me "enamoro" de la imagen que yo construí de el, que por lo general no se asemeja mucho a quien en realidad es, y puedo asegurar que es dolorosisimo enamorarse de una hipótesis que con el tiempo es inválida.
Besooooss :D

Nfret dijo...

pues ya somos dos, hjajaajaj.
por cierto me encanta tu nuevo diseño.
un besiño grande

Ismael U. V dijo...

Que lindo escribís Alvaro, tus historias siempre son una montania rusa de emociones, y puedo decir que hay una gran profundidad en las ideas que planteas, me gusta mucho pasar a leerte :)
Shalom

Pd: Me ha gustado mucho los cambios en tu blog, y el sombrerito, son geniales esos ;)

Edgardo G. dijo...

A mi entender, cuando uno se da cuenta de que no sabe o no está seguro de lo que realmente quiere, es porque está en medio de un proceso de maduración :) que en realidad es constante, pero se lo podría dividir en etapas. Así que, nada de "conclusión deprimente" ;) Ya descubriremos qué es lo que queremos (me sumo, jaja) y llegado el momento lo vamos a saber aprovechar. ¡Saludos! Y, por cierto, muy lindo el nuevo diseño :D

Silvia dijo...

Vaya! no había visto los cambios, me gusta mucho el nuevo aspecto, más fresco, mas visual.. y la foto inicial, me encanta!

¿Así que de guapos, feos, gilipollas, interesantes y aburridos? pero si hay de todo, lo que tenemos es que buscar uno igual de aburrido/interensante/gilipollas/mas feos o mas guapos que nosotros mismos, ¿que hay que ir a pares? no, pero...
La verdad es que cuando te gusta te gusta sin más, y los ojos saltones se convierten en ojazos profundos que te roban sonrisas, y el pelo andrajoso le hace ver relajado y la barba le hace ver interesante (aunque siempre puedes ponerle un chicle "sin querer queriendo" mientras duerme, que en el amor casi todo vale) así que...
entre gustos y realidades,
disfrutar de los grandes corazones que la vida va de prisa,

Besos!!!!

Cecilia dijo...

Uf, estos temas del amor-desamor son siempre taaaaan complicados... lo bueno es que siempre dan juego para escribir sobre ellos, verdad? xDD

Por cierto, muy chulo el nuevo diseño.

Bicoos!!

alvaro Locx dijo...

Tocayo me encanta tu blog desde hoy te sigo.

Nacho López Murria dijo...

yo a usted también le seguiré, caballero... en amateurs cual es tu nombre?

At_a_glance dijo...

Me encanta el nuevo look de tu blog. Me ha gustado muchísimo el concepto de 'adultescente'.Y este post es para pensar... reconozco algunas de las cuestiones que planteas, como lo que siempre has esperado pero te pilla tan de sopetón que siempre parece pronto... o que la realidad de algunas cosas es siempre la mitad más el añadido por nuestra imaginación. Cuídala. Creo firmemente que eso es un don :)
pd. Hacía tiempo que no pasaba, y me alegro de volver por aquí. ¡Como siempre!

AEROSTAR dijo...

el post debería haber empezado "el verano a los 20..."...pq me quedé en plan ¿pasar el día sin hacer nada¿?¿?...joer que suerte...eso sólo pasa a los 20 (o antes, pero no después)...un buen amigo fallecido decía "no se lo que quiero pero tengo muy claro lo que NO quiero"...para mi fue un buen comienzo...saber lo que NO quería...luego un día supe lo que quería y lo que no...ese día lo tengo como el que me consideré "adulto, mayor, llamalocomoquieras"...ah, no tuve prisas no me metí presión ni para saber lo que no quiero ni para saber lo que quiero...me dió la treintena :)))

Nacho López Murria dijo...

enlazado a mi blog :)

Kuyen dijo...

Pues de eso se trata..si puedes vivr con ello solo vives, si no, ¡te amarras!

temmpus dijo...

Bajo riesgo de parecer superficial y de lo que es peor aún, tratar de justificar la superficialidad, diré que despues de estar con alguno más feo que otro me he dado cuenta de que necesito a alguien que me parezca al menos guapete.

Eso para empezar, y luego para seguir necesito que sea inteligente, con sentido del humor, buena gente y por supuesto, que en la cama nos vaya bien.

He encontrado a alguien con todo eso de base y con unos cuantos extras, así que si todo marcha tan bien como ahora, cuando nos peguemos un viajecillo a tierras galas te daré un toque y nos tomamos unas sidras.

Mil abrazos

temmpus dijo...

Por cierto, coincido con todos en que el cambio de look del blog es genial.

alex dijo...

Será cierto que las personas pueden mirar al fondo de las personas y no dejar que la belleza de uno o de otro cale demasiado. Pero claro, el primer impacto es lo que realmente muchos ven, y creo que todos lo hacemos de una forma u otra, creo yo..

Un beso cielo

Nacho López Murria dijo...

oye rey, cómo se pone la revista en el blog?soy mu bobo!

Nacho López Murria dijo...

a la perfección se ha explicado!mil gracias compañero!

Yagoloro dijo...

Holap!
Pásate por mi blog, te he entregado el Premio "Flor Naranja". Espero que te guste.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Good brief and this post helped me alot in my college assignement. Gratefulness you on your information.