sábado, 12 de diciembre de 2009

La "novia de"

Hay una clase de chica que me saca de quicio. Es la "novia de". Se presenta ante ti con la mirada bien arriba, el cuello recto, digna y orgullosa; no orgullosa de ella misma, sino de su propiedad, que es su novio. Él es perfecto, es maravilloso, el hombre ideal, su hombre ideal. Se siente tan feliz de formar parte de su vida, o de que él forme parte de la suya, que cualquier otro ser humano que los ronde es una posible amenaza para ella.
Te lanza una mirada desafiante con la que pretende dejarte claro que no le gustas, te llama puta -o marica- con esos ojos entrecerrados y el ceño fruncido, pero antes de eso te ha analizado de arriba a abajo, por dentro y por fuera, para calibrar el nivel de riesgo que tu existencia supone para el bienestar de su relación. Esa mirada sólo significa una cosa: "él es mío, atrévete a tocarlo".
Es una leona. Defiende lo suyo con uñas y dientes. Es una borde consumada y encantada de serlo, porque hace todo lo posible por resultar desagradable a los demás, con la esperanza de aislar a su querido novio de la sociedad. Quiere a su "cari" todo para ella. Ni amigos, ni salidas nocturnas -no sin ella-, ni nada que la excluya.
La "novia de" se ha comportado así con todos sus novios desde que empezó a salir con chicos a los dieciséis. La mayoría acaban mandándola a la mierda, por pesada, por obsesiva y por celosa, porque no hay nada peor que una pareja con tales defectos. Mantiene esta conducta a los veintitantos, sus novios la siguen dejando por las mismas razones de siempre, pero ella no cae de la burra. Es tan ignorante que piensa que no hace nada mal, por eso, cuando se convierta en "señora de", será la típica mujer que pone en ridículo a su marido delante de sus amigos -los pocos que le queden después del noviazgo-, le acuse de serle infiel a pesar de que el pobre hombre es un buenazo y acapare la navidad para ella sola y su propia familia, evitando hasta el límite de lo razonable la relación con su familia política. En ellas la palabra "esposa" adquiere un significado global. Sus propias acciones la convertirán en una ex mujer odiosa y vengativa que hará con sus hijos lo mismo que hizo con los amigos de su marido.
Si los hombres son más fuertes, las mujeres ganan en inteligencia, que se atreva alguien a negarlo. Por eso un hombre celoso utiliza la fuerza para imponerse sobre su pareja, y una mujer celosa lo hace a través de la manipulación y el chantaje emocional.
Son como perros, echando una meada encima de cada árbol, esquina y farola con la que se rozan. Son unas perras.

20 comentarios:

Alejandro dijo...

El sentimiento de propiedad sobre alguien es algo patético sea en hombres o mujeres, en heterosexuales u homosexuales, indica poca inteligencia, inseguridad, intolerancia y, sobre todo, egoísmo. Y sí, hay mucha gente así pero no olvidemos que buena parte de la culpa es de las parejas que se lo permiten, no me dan ninguna pena.
He dicho.
:)

BLAS dijo...

El sentimiento de propiedad no debería de existir. Es más, la propiedad tampoco. Todo tenía que ser más fluido en ese sentido.

Buen texto, amigo.
Saludos desde el sur.

Ismael U. V. dijo...

Jajaja! Bueno esta vez me hiciste reir amiguito :D
Yo soy celoso cuando estoy enamorado, pero todo tiene un limite, y uno mismo sabe que en el fondo ser posesivo es un tanto estupido, pero bueno, el caso del que hablas vos es una verdadera perra, pero para eso hace falta un tipo manupulable no?
Saludos amigo, muy bien posteo, me has dejado pensando.

Silvia dijo...

No somos dueños nisiquiera de nosotros mismos... o el que sea dueño al 100% de su propio destino que me diga el secreto!

Tengo dos amigas cuyos novios son celosos, dominantes y posesivos; viven discutiendo continuamente. La pregunta es: Por qué vincularse a una persona así?
No somos dueños de la totalidad de nuestro destino pero si al menos de las personas con las que nos relacionamos...

UnBeso!
=D

Mercedes dijo...

El mirar como propiedad a alguien es pesimo , las personas no podemos caer tan bajo a tratar a otros como objetos , o dejarnos tratar como objetos.
Ademas creo que una relación se basa en la confianza , ..creo que los celos pueden ser normales hasta cierto punto ..y cuando traspasan ese punto ya se vuelven desconfianza o hasta puede llegar a no ser amor sino tan solo una obsesion.
..pero con lo que lei en uno de los comments anteriores ...es verdad uno ..no esta con alguien por que si , mm como dicen siempre hay un roto para un descocido...aveces hay personas que se quejan y se quejan de sus parejas ..lo que no entiendo es que tanto se quejan ..si al final no estan contentos con ellos o con ellas ..acaso no deberian terminar?mm pero es que aveces hay personas a las que les gusta ser maltratadas.
Un beso ..estubo interesante el post!!
Saludos :)

Lavidasincolor. dijo...

que razon tienes.. aunque las cosas no deberian de ser asi, desgraciadamente lo son.


un beso.

temmpus dijo...

Pobrecita, espero que sus gatos se porten bien con ella.

Cecilia dijo...

En fin, no somos ni debemos ser dueños de nadie... supongo que quién pretende ser dueño de alguien es porque ni siquiera es capaz de ser dueño de sí mismo, ni se conoce, ni se valora...

1 saludooo!!

June dijo...

Jajajaj No me extraña que te saque de quicio xDD

Pues si que compartimos odios, si, Tom Cruise, Jenny Farlopa, las mujeres celosas y las perras xDD

Un beso!!

India dijo...

Esa tipa "caerá de la burra" (como tú dices) cuando se de cuenta de que está más sola que la una!! Mientras tanto seguirá igual de posesiva, celosa y pegajosa...

Un beso!

mariona. dijo...

Que mal me caen este tipo de chicas..
ffffffffffff

Sabela dijo...

Soy celosa y él es celoso, pero de ahí a ser propiedad de alguien hay un trecho. Sin embargo tienes toda la razón, pues hay personas así por todas las esquinas de esta ciudad. Dios mío! Que alguien me libre de encontrarme con alguna de cerca, me sentaría fatal. A mi también me sacan de quicio xD

Cris dijo...

Es una inmadura y ya está. No hay que hacerle ni puto caso. Es lo mejor para los que le rodean y para ella misma, que aprenda.

Besos.

POLIDORI dijo...

Ja ja ja, como las has calado, o "la" has calado, tu sabrás.

Todas las mujeres, en mayor o menor medida, intentan cambiar a su pareja. El problema son las que se pasan de la raya.




John W.

alex dijo...

Creo que son una especie peligrosa. Esa forma tan peligrosa de armarse de orgullo y de prepotencia, uyy, que miedo, mejor tenerlas lejos, jejej

Un beso cielo

Eloy dijo...

has descrito a indira jajajaja

At_a_glance dijo...

Bueno, bueno... que interesante lo que planteas, como siempre! A todo esto voy a decir que, en base a mi propia experiencia, corta, es que esto siempre sucede en cierta medida, me explico, los celos siempre van ligados a esa especie de sentido de pertenencia que tan bien describes, y tod@s somos celosos en alguna ocasión y a distinto nivel, los habemos más y menos, y existen límites..., pero desde luego, si tengo una teoría firme es que nadie en absoluto puede decir que no tiene miedo e inseguridad algunos, y si lo hiciera, mentiría, y esa es para mí la clave...

Siento el rollo jajajajja
Me he desahogado... :)
P.D. Echaba de menos pasarme y leerte :)
besos

Sarah Liz dijo...

auch!.... pense que al principio hablabas de mi...Je Je!

si te fijas la mayoria de las mujeres son asi, aunque lo nieguen o finjan ser "comprensivas", por dentro estan al acecho de cualquier amenaza, si le gusta el hombre en serio... pero creo que al final exageraste.

acaso el hombre no es algo celoso tambien?...
la mayoria de los omicidios pasionales son llevados acabos por los hombres, esos que matan a su pareja, a sus hijos y luego se suicidan, ps.. cual de los dos es mas celoso e impulsivo entonces?

un simple comentario, de una simple seguidora! *-*

Sarah Liz dijo...

nene!! para nada ofendida!!! Je JE! de hecho esta entrada me ha dado una idea sobre algo que quiero escribir! relacionado con algo que pase estos ultimos dias!!!

de eso se trata esto de compartir opiniones y anecdotas no?!

eres bienvenido a mi blog!
Besitos!

Dry Martini dijo...

Otra característica común a este especimen es que no saben vivir sin un hombre al lado, pq siempre lo han tenido, desde los 16, y claro a los 20 se quedan sorprendidas cuando sus amigas respiran, comen y viajan sin un maromo al lado. Queda claro que yo soy del segundo grupo,no?