miércoles, 21 de octubre de 2009

Días de sueño y clases

El aula estaba llena, pero mi mente vacía. No hablo de un vacío de conocimientos, ni de intereses; estoy vacío porque en mí sólo cabe el cansancio.
Como si de un chupito de tequila se tratase, acabo de tomarme el segundo café de un trago. A excepción de un ligero nerviosismo que incomoda más que despierta, apenas siento el efecto de la cafeína, y no quiero arriesgar una noche de insomnio por el empeño de despejarme a base de cafés que no parecen arrancar los motores de un cuerpo y una mente que se resisten a despertarse del todo.
No sé dónde he encontrado las reservas de energía que necesito para hacer de éste un texto coherente y mínimamente merecedor de ser leído, tal vez se deba a que nos cuesta menos aquello que nos resulta más interesante. Desde luego, los postulados de Kant sobre lo bello y lo sublime, las catacumbas paleocristianas y el canto gregoriano, al menos de momento, no han conseguido llamar mi atención lo suficiente para sobreponerme al agotamiento.
Tengo una hora antes de la siguiente y última clase de la mañana. Mi intención era subir a la biblioteca de mi facultad y hacer tiempo traduciendo un texto que tengo que estudiar para la semana que viene, un texto que la profesora decidió entregarnos en su idioma original -italiano- del que yo no tengo la menor noción, pero he terminado rindiéndome ante mi incapacidad de traducir, incluso a pesar de que el tema -los enterramientos de los primeros cristianos- me interesa.
A mi alrededor hay algún que otro estudiante, más de los que imaginaba que pudiera haber a principios de curso, todos ellos con aspecto de ser infinitamente más eficientes que yo, con café o sin él, con sueño o completamente despejados.
Hay quien dice que, si no quieres hacer algo, no tardarás un solo segundo en encontrar una excusa para no hacerlo. Es posible que sea eso, que no me apetece traducir, que no tengo ganas de estudiar, que no quiero estar en la biblioteca esperando hasta la próxima clase.
Prueba de ello es que, cada vez que pienso en salir a la calle al término de la última hora de clase, una refrescante sensación de libertad y alivio me despeja la mente, barriendo el cansancio, las horas de sueño acumulado y la pereza.
Mientras tanto, sólo me queda esperar, y evitar caerme sobre el pupitre.

13 comentarios:

Ismael U. V. dijo...

Amigo te re entiendo, yo a veces tambien me siento asi, es estres, pienso que es importante buscar, alguna pequenia actividad que disfrutes, y es muy importante descansar, aunque a veces uno sienta que en el poco tiempo que nos queda es una falta de tiempo, en este mundo nos hace falta aprender a relajarnos, practica ejercicios de relajacion y respiracion, esas cosas ayudan, esta mas que comprobado, y tene cuidado con el estres, yo soy tambien adicto al cafe :S
tambien estoy intentando controlar el tema del insomnio jeje, pero creo que pasa por ahi, y porque el cafe nos produce adrenalina, despues se hace dificil conciliar el suenio, y llega un punto en que, quieras o no, te encontras batallando con el cansancio :S
Saludos, buenisimo el posteo!

Angus dijo...

Me ha gustado... y aun con diferencias... hay lugares comunes.

Sabela dijo...

Oh Dios mío! Me siento así todas las mañanas de clase, sobre todo en las asignaturas de Filosofía e Historia, las demás son más llevaderas.

Ayer me quedé dormida mientras tomábamos apuntes, y el bolígrafo, de un rosa fuerte, me traspasó no menos de seis folios.

Me reconforta la idea de no ser la única, en este mundo aburrido como nada :)

Luis dijo...

Uy, no te agobies con los cansancios, yo soy experto en dormirme en clase con los ojos abiertos... Cual muñeco de José Luis Moreno, quedo de bien... Deberían contratarme para decorar aulas :P

Saludos!!!

Cecilia dijo...

Buff... esa sensación hace ya tiempo que no la tenía, pero al leer tu post la he recordado, jeje!!
En fin, a intentar despejarse... a pensar en que llegue la última hora... y sobre todo, a esperar que llegue el finde...

Saludos!! ;D

Clarky dijo...

Por ello decidi estudiar a distancia, a ver como me va, pero creo por una vez en mi constancia ...
La verdad es que la calle tampoco es muy apetecible con estos días tan grises y lluviosos...
Por cierto, ¿que estudias?...
Ánimo con las clases y demás!

A. dijo...

Me siento tan identificada...
Ánimo!

Clarky dijo...

Gracias! bueno yo soy un desastre solo te puedo decir que ahora mismo estoy haciendo sociologia por la UNED.¿Que haré mañana? No lo sé.;)

temmpus dijo...

Algunas clases, además, son más tediosas que otras. Y si le agregas el sopor de una digestión copiosa es evidente el triunfo de morfeo.

Mucha suerte con todo. Por cierto, no comprendo el por qué de esa tarea: ¿en italiano?

Mr. Brightside dijo...

Siento ser portador de malas noticias pero... acostúmbrate a esa sensación. Es posible que hayas llegado al punto cero, ese en el que casi toda carrera se ralentiza, se hace pesada y eterna. Bueno, no me hagas caso, hablo sólo de lo que conozco, que no tiene por qué sucederle a nadie más. Y además mira qué hora es: tardísimo. Pero cuidado, no bajes la guardia.

Un saludo :P

temmpus dijo...

Alvaro, no me parece correcto por parte de la profesora. Si cree que el traducir un texto os servirá para algo, adelante, pero de otra forma me parece que no sabe hacer bien su trabajo. Un abrazo!

POLIDORI dijo...

En este asunto hay diferentes personalidades o formas de encarar este problema. Cada uno tenemos que tomar nuestras decisiones y saber lo que tenemos que hacer.

Dicho esto, también te tengo que decir que los que están a tu lado y parecen mucho más eficientes que tu seguramente estén pensando lo mismo de ti.

En cualquier caso, a veces es preferible rendir una hora al 100% que dos al 30%.

Cuidate mucho.




John W.

Anónimo dijo...

NO DESESPERES,TODOS HEMOS PASADO MOMENTOS ASI SOBRETODO EN ASIGNATURAS QUE EN PRINCIPIO PARECEN NO APORTARNOS NADA,PERO POR OTRO LADO NUNCA PIENSES QUE LOS DEMAS SON MAS EFICACES QUE TU,VALORARE UN POCO MAS PORQUE TU VALES MUCHO,SOLO TIENES QUE FIJARTE UN OBJETIVO EN LA VIDA Y LUCHAR CON TODAS TUS FUERZAS PARA CONSEGUIRLO AUNQUE ESO CONLLEVE AGUANTAR CLASES TEDIOSAS,VALDRA LA PENA EL ESFUERZO,TE LO GARANTIZO.AH Y CUIDADO CON EL CAFE,CUIDATE QUE NO TENDRE OTRO HIJO COMO TU AUNQUE ME REENCARNASE EN MIL VIDAS Y TUVIESE CIEN HIJOS MAS ERES UNICO Y MARAVISOLLO TE QUIERO.MM