viernes, 28 de agosto de 2009

Distracciones Durante el Estudio

Como era de esperar, la biblioteca había alcanzado su aforo máximo en la primera media hora de la noche. Muchos asientos estaban reservados desde antes de las nueve, momento que la mayoría de estudiantes aprovechaba para tomarse un descanso y cenar algo rápido en sus casas antes de retomar el estudio. Ahora todos estaban de vuelta, con energía renovada y ánimo ligeramente gastado. Pasarían allí la noche, hasta que cerraran sus puertas de madrugada.
Algunas caras eran conocidas, después de varias semanas viéndose cada día resultaba difícil no identificarse como habituales. Uno de ellos destacaba entre la mayoría, como iluminado por una luz especial, impidiendo que centrase mi atención en la materia que ya llevaba con retraso. Tenía mi misma edad y, por lo que pude descubrir tras semanas cotilleando sus apuntes para averiguar
algo más de él, era estudiante de ingeniería o algo relacionado con números y complicados algoritmos matemáticos que un chico de letras como yo no era capaz de entender. No importaba, a mí me interesaba el estudiante, no lo que estudiaba.
El chico en cuestión solía ir a la biblioteca acompañado de un par de amigas, igual que yo, desplegando con desenfadado encanto la sonrisa más arrebatadora que podía brillar entre la multitud de rostros anónimos, adueñados del resto de asientos a su alrededor. Me fijé en él el primer día, pero no fue hasta la segunda semana cuando nuestras miradas se cruzaron por primera vez. En aquella ocasión, una especie de corriente viajó por mis extremidades de medio a medio, y lo seguía haciendo cada vez que iniciábamos aquel excitante juego de pensamientos implícitos poco después de tomar asiento en nuestras mesas habituales.
Ninguno parecía querer dar el siguiente paso, el simple intercambio de miraditas resultaba tan divertido como emocionante, lo importante era mantenerlo; aquello era lo único que nos ayudaba a sobrellevar días como aquellos, empujándonos a sacudirnos la pereza para encaminarnos al campus un día más. El chico que destacaba sobre la multitud –¡qué guapo era!- movió los labios formando la palabra “hola”. Al día siguiente empezaban los exámenes y cada uno se marcharía a su respectivo destino universitario, tal vez no quería dejar pasar la oportunidad de conocernos. Yo respondí al reclamo con una sonrisa nerviosa y un torpe saludo con la mano libre de subrayadores.
Mi móvil empezó a vibrar sobre la mesa, llamando la atención de la gente –alguno incluso me puso mala cara-, así que me dirigí a la salida con paso apurado para responder a la llamada. Era mi madre, que quería saber cómo lo llevaba, consiguiendo hacerme sentir culpable por no estar a lo que tenía que estar. La conversación no duró mucho, se trataba de un simple seguimiento materno de rutina. Enseguida volví a sentarme, impaciente por encontrarme de nuevo con los ojos de mi objeto de devoción. Entonces, un miedo lacerante me atravesó como una jabalina lanzada con la certera puntería de un cazador. El chico ya no estaba y sus apuntes tampoco, lo que indicaba que no volvería. Nunca habría imaginado que un espacio vacío pudiese causar en mí aquel efecto. Normalmente, encontrar un sitio libre en la biblioteca aseguraba una jornada de productivo estudio en un lugar cómodo y bien iluminado.
Estudio. Los exámenes estaban al caer.
Mis apuntes todavía descansaban sobre la mesa, a la espera de ser leídos, subrayados y, finalmente, memorizados. Tras un breve momento de incertidumbre ante lo que podía haber sido, decidí continuar con lo que había venido a hacer, esperando que la próxima distracción no tenga una sonrisa tan bonita.

9 comentarios:

At_a_glance dijo...

Vaya! otra cara "conocida" de amateurs!! :) qué bien!! Muchas gracias por tu comentario, la verdad es que he dado un paseo por el tuyo, y ... qué puedo decir, te añado a los blogs que sigo!
P.D. qué genial la historia, creo que me suena familiar: biblioteca, estudiar-no-estudiar... Septiembre pasará, pero mientras tanto... es reconfortante leer cosas así
Saludos

mariona. dijo...

he visto que tienes dos blogs,uno privado y este :)
gracias por tu comentario!

y sí,bibliotecas abarrotadas...septiembre llegó!

:)unbeso.

At_a_glance dijo...

Veo que seguimos de biblioteca... Deberíamos formar un club antiseptiembre... :)
En fin, gracias por tus palabras, creo que lo has descrito muy bien, como un oleaje de sentimientos...
:)
Un saludo!!

Sabela dijo...

A veces me pasa, que de ir todas las mañanas al insituto por los mismos sitios, memorizo las caras de las personas. Y esos "hola" despreocupados que se murmura la gente que así se conoce son muy abundantes. Normalmente saludo a un chico alto y moreno, el encargado del super de mi calle :)

Anónimo dijo...

esto está basado en hechos reales??? y kién es él? jejeje
bikos!
mele

Abogada Soltera dijo...

Me ha hecho sonreir este post porque me ha hecho recordar mis años de estudiante, mis apuntes, las llamadas de mi madre (la mía todavía me sigue llamando para ver "si ya he comido"), la gente con la que iba a la biblio, los amores fruto del encaustramiento...
¿Puedo decir que eres adorable? Un beso, yo tb adoro las letras, los amores fruto de una miopía y mis apuntes, aún hoy, siempre están a medio subrayar.
Ojalá no cambie!!!
MUAS

Starsmore dijo...

Decidido, tengo que empezar a estudiar en la biblioteca :)

Lo de estudiar para los exámenes ahora nos toca a casi todos. Yo vengo de hacer uno, que bueno, ha sido horrible, y ni siquiera tenía un chulazo atractivo al que mirar. ¡Qué injusto es todo!

Luuh dijo...

Gracias por haber comentado en mi blog, prometo en cuanto tnga mas tiempo dedicarme a leer el tuyo
un beso y nuevamente gracias

Anónimo dijo...

Your blog keeps getting better and better! Your older articles are not as good as newer ones you have a lot more creativity and originality now keep it up!